jueves, 10 de abril de 2014

Almirante en Tierra Firme: Blas de Lezo y Olavarrieta

Datos Técnicos:
Titulo: Almirante en Tierra Firme
Autor: José Vicente Pascual
Editorial: Áltera

Sipnosis:
Los marinos ingleses lo conocían por el sobrenombre de Pegleg Admiral (Almirante Pata de Palo). Decían que era el mismo diablo. Cuando surcaban por aguas por las que habían pasado los navíos de Lezo, rezaban para implorar a Dios que no les deparase un encuentro con él.
Tuerto, manco y cojo por heridas de guerra, Blas de Lezo es uno de lo más destacados marinos de la historia española. Su intervención en la defensa de Cartagena de Indias, según reconocen historiadores ingleses que han tratado el asunto con objetividad, cambio el curso de la historia. El sueño del rey Jorge II de conquistar el imperio español y forjar una America británica y anglicana bajo el poder de su corona, se esfumó ante la "organización y la puntería" del Peglep Admiral. Lamentablemente, Blas de Lezo también es uno de los héroes menos recordados y reconocidos de la historia española. De él dijo Sebastian de Carlos Suárez, en 1889: "Se le ha temido más en Inglaterra que recordado en España".

Comentario y Opinión Personal:
Mi amigo Juan Laborda conocedor de mi pasión por la historia y, en concreto, por el héroe español Blas de Lezo, me recomendó esta novela de Ediciones Altera. Cuando la empecé no pude parar. Tan sólo dos días tardó en llevarme por la travesía de sus páginas hasta el puerto de Cartagena de Indias. Mi familia estaba asustada preguntando: "¿Qué lees?", pues incluso me saltaba mi ansiada y necesaria siesta por continuar con la novela.
Había leído alguna otra novela de este simpar y desconocido marinero llamado Blas de Lezo y Olavarrieta. Hombre curtido y mutilado durante mil batallas, tanto en navíos franceses como españoles. En España se le conocía bajo el apelativo de "Mediohombre", pues a su cojera (una bala de cañón le sesgo la pierna por la mitad) se le sumaba que era tuerto y además manco de un brazo. Pero todo esto nunca fue óbice para que dejara de cumplir escrupulosamente su cometido ya fuera en la mar como en tierra firme.
"Almirante en Tierra Firme" es una novela histórica bien construida y, sobre todo, conlleva una laboriosidad de recopilación documental incomiable y esto se nota a lo largo de toda la novela. José Vicente Pascual ha escrito una novela que entrelaza los diferentes momentos temporales con  gran desenvoltura literaria, lo que le da mucha frescura y te embelesa página a página. Lejos de ser una típica narración de la batalla de Cartagena de Indias en la que nuestro personaje toma un papel esencial, opta por darle este papel protagonista a un hombre mundano, un cartagenero que se dedicaba al contrabando y que por abaratares de la vida llega a ser "mensajero" del Almirante Blas de Lezo.
El autor nos mete en la piel de este personaje (Miguel Santillana) y nos lleva con su narración verosímil, rápida y muy amena a vivir el fragor de la batalla (a pesar de la complejidad de narrar una batalla como la sucedida en aquella zona del caribe español), y a sentir la ciudad de Cartagena de Indias, a pasear por sus calles, sufrir en sus murallas, haciéndonos cómplices del contrabando de mercancias y de los amores de Miguel.
Lo novedoso y peculiar de esta novela es que el personaje del famoso Blas de Lezo, siendo el personaje central que rodea toda la novela, pierde fuerza frente a Miguel, que es quién nos cuenta la historia en primera persona, quedando como testigo fundamental la presencia del almirante. El autor pone en boca de Miguel la defensa de Blas de Lezo ante las mentiras sibilinas y premeditadas del virrey Don Sebastian Eslava, en las que tachaba de cobarde y desleal en la defensa de Cartagena de Indias. Para un amante de la historia de España y, en particular, de la figura de este héroe desconocido debo reseñar que se trata de una de las mejores novelas que he leído. No es de extrañar que haya sido galardonada con el I Premio Hispania de Novela Histórica.
Por todo ello, mi valoración de "Almirante en Tierra Firme" es muy positiva y muy recomendable, y le doy los 4 tréboles en mi rango de 1 a 4. Es una novela que gusta de principio a fin. Me encanta como describe las batallas, las escaramuzas guerrilleras, el ambiente en las murallas, la vida en el frente, y, sobre todo, como ha sido capaz de darle el papel principal a otro que no es el que le da nombre a la novela. El control del lenguaje es sublime, en paralelo con el utilizado en la época, y debo destacar la maestría y desparpajo de su autor en toda la obra. Por último, reconocer la labor que realiza la Editorial Áltera, que tiene especial predilección por las novelas históricas que a mi me gustan tanto. Anteriormente había leído "El hombre que compraba gigantes" de Luis G. Folgado que también os recomiendo. Habrá que decir que un trébol seguramente será por el descubrimiento que he hecho del escritor y de la editorial gracias a mi amigo, también gran historiador y escritor, Juan Laborda.

2 comentarios:

  1. Me gustan las novelas que mezclan historia y ficción, pero reconozco que soy muy torpe para localizar alguna que merezca la pena. Me alegro de saber de esta por tu recomendación. Acabo de terminar un libro de estos que te hacen saltarte la siesta y hasta la cena si hace falta, y quiero leer más!!! Venía de un par de ellos ciertamente pesados que acabé por puro amor propio.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar